el blog de marketing de Javier Varela
Header

Hoy en día es normal oír hablar del llamado Social Graph y su potencial para mejorar la experiencia de usuario en los procesos de compra online. Pero, ¿Sabemos realmente qué significa? Entendemos Social Graph como el mapa de relaciones que se generan entre usuarios dentro de una red social. De hecho, este concepto trasciende la esfera digital y no es nada más que el círculo social que se crea alrededor de cualquier individuo. Sin embargo, las redes sociales han contribuido a transformar este círculo de relaciones en algo mucho más medible y palpable.

Inicialmente, los grafos sociales se centraban únicamente en establecer relación entre las personas de su mapa, enlazando a usuarios entre sí sin tener en cuenta la conexión de los usuarios con otros elementos o entidades. Algunos, por eso, se dieron cuenta del potencial que tenía conectar dichos usuarios con sus intereses o gustos, evolucionando el concepto hacia el llamado Interest Graph. En este caso, tanto los usuarios como los elementos son tratados como objetos dentro del grafo. Cada objeto posee un identificador único que posibilita que todos se relacionen entre sí, independientemente de si son usuarios o elementos.En la actualidad, el grafo social aglutina en su interior los intereses, gustos y relaciones de los usuarios que lo conforman. Así, los usuarios dejan de ser números para convertirse en personas con un perfil único.

Esta información conlleva indudablemente una gran revolución en el mundo del e-commerce, ya que permite convertir los puntos de venta online en espacios interactivos y personalizados en función del grafo social de cada usuario. De este modo, las tiendas online dejan de ser instancias estáticas para convertirse en aparadores dinámicos capaces de ajustar su oferta en función de los gustos y preferencias del usuario visitante.

Asimismo, la integración del grafo social puede provocar un aumento de la tasa de conversión de los comercios online propiciado por “la confianza social” que se genera. Es decir, las personas valoran muy positivamente las opiniones de sus contactos próximos y la interacción durante el proceso de compra. Saber que un amigo lo ha comprado o que tu pariente te lo recomienda, puede convertirse en un desencadenante de compra.

En este sentido, han aparecido soluciones en el mercado que apuestan por explotar todas las ventajas y oportunidades que presenta el social graph para generar una experiencia de compra personalizada. Es el caso de los productos de Social-Buy.com, que aportan inteligencia social a los entornos de e-commerce, ya sean en Facebook o en las tradicionales tiendas online.

vía | Social-Buy para the orange market

Marketing por saturación: reflexiones

12 noviembre 2008 | Publicado por: Javier Varela - (4 Comments)

Leyendo este artículo de MarketingNews veo que una empresa de alarmas ha llevado a cabo una acción para motivar a sus empleados y esto se ha traducido en 7000 nuevos clientes captados. Casi nada.
La verdad es que desconozco la acción y podría ser hasta divertida pero pienso que las empresas deberían empezar a pensar más en motivar a sus empleados de verdad y no en juegos puntuales que podrán conseguir ventas pero no motivan a ni dios.

El debate es si lo realmente importante es motivar al personal, quererlo, respetarlo, fidelizarlo y hacerlo crecer profesionalmente al ritmo a la vez que la empresa se beneficia de esto y de alguna manera se crea una relación a largo plazo beneficiosa para todos, o por el contrario es mejor, conseguir ventas a corto plazo a base de abrasar al personal con el mensaje vender, vender, vender y conseguir una espectacular rotación de personal aderezada con una ventas de escándalo.

Yo personalmente no soy demasiado partidario del marketing de saturación que podría definirse por acciones como estas:

  • Desde mi call-center subcontratado te saturo con llamadas que te interrumpen y te presiono vía telefónica para que compres mi producto.
  • Te visito a puerta fría mes tras mes.
  • Te envío cada mes un nuevo comercial porque el anterior no ha cumplido los objetivos y se ha ido porque no ha aguantado la presión de venta como sea.
  • Te envío como técnico de instalaciones acreditado a un tío que hace dos días trabajaba vendiendo caramelos y hace tres vendiendo zapatos.
  • Desacredito a la competencia y juego con el ‘miedo’ a los clientes.
  • Saturo la calle de carteles con mi logo para que ha nadie se le olvide quién es el líder en ventas.
  • Ofertas, precios bajos, estrellas que albergan novedades pintadas de colores fluorescentes, ventas, ventas, ventas…
  • Te vuelvo a llamar y te hago un seguimiento comercial constante.
  • Inculco en mis empleados el concepto ventas (visión a c/p generadora de importantes beneficios) descuidando el concepto marca (visión más a l/p generadora de evntajas competitivas).
Que las ventas son el motor de las empresas no cabe duda, pero a largo plazo el ir llenando la caja de nuestra marca con valores de verdad como el servicio, el personal, la atención al cliente, etc. será lo que haga que nuestros clientes cuando realmente necesiten algo de lo que nosotros vendemos, nos llamen, sin necesidad de abrasarlos a todas horas.

imagen | vía

Javier Varela
the orange market ::el blog de marketing::