el blog de marketing de Javier Varela
Header

La ciudad de A Coruña despierta este lunes (19/11/2012) más abrigada que de costumbre gracias a una creativa acción que reinventa el concepto de valla publicitaria a través del urban kitting o yarn bombing, una tendencia artística también denominada guerrilla del ganchillo que tiene fascinado a medio mundo. Este movimiento artístico resucita las agujas y madejas de lana olvidada en los costureros para adornar las ciudades con intervenciones que, a diferencia del graffiti, no son intrusivas con el mobiliario urbano.

La palabra “Abrígate” protagonizará una valla publicitaria de 24 metros cuadrados de ganchillo, que recuerda a las labores de nuestras abuelas.

Esta original iniciativa forma parte de una acción publicitaria que trata de promover el centro comercial Espacio Coruña, que se suma de este modo al movimiento internacional “La campaña por la lana” que promueve la sostenibilidad a través del uso de este material. La instalación, una mezcla de arte, publicidad y manualidades, estará unos días en la calle para formar parte posteriormente de una exposición de múltiples piezas elaboradas con lana de fibras naturales en este centro comercial coruñés.

agencia | 300 kilos

más ejemplos | Urban Knitting: Tejiendo el espacio público

El Centro Comercial y de Ocio Espacio Coruña, como parte de la campaña promocional “En A Coruña decido yo”, ha salido de nuevo a la calle para  tratar de animar al público coruñes a tunear con graffitis y rotuladores el vehículo que recorrió, desde el jueves 19 y hasta el martes 24, las calles de la ciudad.

Os cuento un poco como se desarrolló esta campaña que consta de estos elementos principales: ‘Los hombres sandwich‘, ‘La Furgoneta‘, ‘El negociador‘, ‘El suicida‘ y ‘Los Friki dancers‘.

Los hombres sandwich‘, recorrieron las principales calles de la ciudad, pasearon en una furgoneta con el claim de la campaña y la web, invitando, también, a los viandantes a hacer sus votaciones por los futuros comercios que quieren que se instalen en el centro comercial

La Furgoneta‘ de la campaña  hizo seis recorridos diferentes por las zonas más emblemáticas de A Coruña mientras un entrevistador hablaba con los ciudadanos participantes para extraer la información de interés, para la campaña, al tiempo que una cámara grababa a los entrevistados. La idea era tratar de interactuar con y animar al público coruñes a tunear con graffitis y rotuladores el vehículo.

‘La furgoneta’ y ‘los hombres sandwich’ ocuparon las inmediaciones del Estadio Riazor en los momentos previos al partido de fútbol RC Deportivo de La Coruña- Valencia CF, aprovechando el tirón de personas que se concentran en este tipo de eventos deportivos.

Los friki dancers‘ son unos personajes que bailan en plan friki. Estos actuaron en el Paseo Marítimo en la Playa de Riazor y en el estadio de Riazor antes del partido. En esta ocasión, también, “El negociador” interactuará con los viandantes escena e intentará echar a los “friki dancers”. En esos momentos, la multitud recibe los tarjetones para la votación y decide si les echan o les dejan continuar con su actuación.

La campaña también está dando a conocer el microsite www.enacorunadecidoyo.com, que ya está permitiendo al público gallego votar por las tiendas favoritas de este nuevo centro comercial; acceder al ranking de las tiendas más votadas y a los vídeos de los comerciantes; así como ver la evolución de las acciones de la original campaña ¡En A Coruña decido Yo!.

Y hasta aquí todo bien hasta que entra en juego la acción de esta campaña con la que no puedo estar más en desacuerdo. Esta es la llamada, ‘El suicida‘ (un actor) que, haciendo algo parecido a un teatrillo falto de gracia, se asomó desde el balcón de un primer piso de la Calle Real de A Coruña, con la ‘intención de arrojarse al vacío’, gritando desde el balcón: «Yo vivo en A Coruña y elijo vestir así, ser así, y si quiero me tiro desde este balcón». Mientras un segundo actor, ‘El negociador‘, sale de la furgoneta aparcada en los alrededores, con el fin de evitar el suicidio. La idea peregrina pasaba por despertar la atención de los ciudadanos que al detenerse para ver qué ocurría,  recibirían un tarjetón de votación para interactuar y decidir lo que finalmente sucederá.

Desde luego en este tema mi postura. Supongo que la agencia o quién sea responsable de esta acción, quiso ir un paso más allá de las acciones de street marketing y buscó el buzz y el tráfico hacia el site a través de convertirse en noticia en los medios. Para ello, una buena forma es arriesgando y si hace falta molestando a los viandantes y tocando un tema que en mucha gente puede herir sensibilidades. Soy consciente de que no es más que una campaña y que las cosas hay que tomárselas con algo más de humor pero cuando una acción me parece de mal gusto, así lo digo y creo que los que la hicieron eran más que conscientes de esto y han sabido utilizarlo, con el único objetivo de que se hable de este anunciante a toda costa. Para mí el fin no justifica los medios porque si se trata de eso, yo también podría proponer unas cuantas acciones que os aseguro que harían que la gente se parase a mirar.

¿Y a vosostros, qué os parece este tipo de acciones?. Quizás no estaría mal que se abriese un debate sobre si vale todo todo con tal de atraer gente y dar a conocer nuestra marca.

Otras visiones sobre esta acción de marketing aquí, y aquí.