Posts tagged "Minubetrip"

Carretera y tabla en un Minubetrip a Tarifa con Ford Ecosport

septiembre 19th, 2013 Posted by branded content, branding, campañas, marcas, marketing, redes sociales, social media 2 thoughts on “Carretera y tabla en un Minubetrip a Tarifa con Ford Ecosport”

Minubetrip a Tarifa con el nuevo Ford Ecosport. Viaje con amigos por carretera a Tarifa con el nuevo Ford Ecosport.

#Minubetrip por Ferrol y su comarca #Ferrolterra

julio 27th, 2012 Posted by galicia, marketing, redes sociales, social media, twitter 2 thoughts on “#Minubetrip por Ferrol y su comarca #Ferrolterra”

Ermita de la Virxe do Porto

La playa de Valdoviño en todo su esplendor

Para un buen viaje siempre hay que llevar una buena cámara

Descansando en San Andrés de Teixido

Volando en la Vixía de Herbeira en la Serra da Capelada

Acantilados de Cabo Ortegal

Playa de Pantín

Acantilados de Ferrolterra

Nuevo post, nueva semana y nuevas sensaciones tras un minubetrip de verano por Ferrol y su comarca Ferrolterra, con los viajeros blogueros de Minube.

En un viaje como este normalmente se juntan dos tipos de sensaciones difícilmente separables. Por un lado están los lugares, las vistas, los paisajes, la gastronomía, etc. y por otro están las personas con las que compartes ese viaje. Las risas, las anécdotas, los momentos, las conversaciones y en definitiva las personas.

Un fin de semana de minubetrip con blogueros siempre está lleno de buenos momentos, y si el destino despliega todo su potencial como lo ha hecho Ferrol y su comarca, la combinación se antoja perfecta. Un destino es el que es, tiene sus valores, sus lugares, sus rincones, su belleza, sus posibilidades y para vivirlo, existen múltiples formas, y cada una de ellas, lleva implícita a las personas que te acompañan si vas con gente o tus vivencias personales si vas solo.

La ciudad de Ferrol y sus calles

Soy gallego, vivo en Pontevedra (Rías Baixas) y Ferrol y su comarca están tan cerca como indican cualquier mapa y tan lejos como las cosas cercanas que obviamos, quizás por su cercanía.

Del destino, mucho que decir y poco espacio para expresar todo lo que ofrece. Ferrol así de primeras y dicho en frío, puede que suene a poco al viajero. Quizás las primeras impresiones mentales nos acerquen a temas industriales, navales, y militares. No se equivoca nuestra mente en ese sentido pero si que acota una realidad que va mucho más allá de las primeras percepciones extraídas en frío.

La ciudad de Ferrol, se deja pasear. Calles estrechas, plazas abiertas, conjunto peatonal y barrios como La Magdalena que exponen su belleza modernista en una arquitectura ornamental que da buena cuenta de que la ciudad es un perfecto contraste entre la población industrial y obrera y la burguesía militar. Fachadas que exponen sus refinadas y alegres formas frente a la fría y gris producción industrial, del acero y la construcción naval de los astilleros.

La identidad de esta ciudad es el mar, y no se podría entender esta villa del norte de Galicia sin sus astilleros, su arsenal militar, su ría, su puerto y sus constrastes.

En el siguiente post hablaremos de la ciudad, su ría y sus alrededores más cercanos.

La comarca de Ferrolterra

Si te vas unos días a visitar Ferrol y la comarca de Ferrolterra, yo te recomendaría que te relajes, te cojas un coche y de buena mañana y sin prisas pongas rumbo norte siguiendo la Costa Ártabra hacia la versión más septentrional de Galicia.

Por el camino te irás encontrando faros singulares como el de A Frouxeira, restos de construcciones militares que protegían la costa de enemigos imaginarios, baterías militares que se defendían de si mismas ante un océano inabarcable y misterioso, garitas de cañones que disparaban herba de namorar, ermitas como la de la Virxe do Porto que dificultan su acceso con marea alta para que solo puedas contemplar su singularidad desde las dunas de tierra firme y un sinfín de recónditos acantilados que esconden leyendas y pequeñas playas que podrás disfrutar casi en soledad.

Rumbo norte y sin complejos, se extienda la playa de Valdoviño. Una extensa lengua de arena que te dejará boquiabierto durante el rato en que tratas de abarcar con la mirada tanta belleza en un solo plano. Su laguna, sus olas, sus corrientes y su brisa. Seguimos por la ruta de la costa, cuesta arriba hasta el mirador para volver a frotarte los ojos con lo que estás viendo, y cuesta abajo despacito para acercarte ‘paseniño‘ a la meca del surf gallego, a la fábrica de las olas, al arenal de los pelos rubios, el olor a parafina y las pieles tostadas por el sol y la salitre de grandes sesiones de surf. La playa de Pantín donde se celebra el mítico Pantín Classic.

Chiringuito, refresco y seguimos degustando kilómetros hacia Cedeira. Playas que sorprenden en cada curva, eucaliptos que dan vida y quitan belleza a los paisajes, remansos de tranquilidad en cada redondeada esquina de un ría que protege los barcos del hambre del océano, bosques que quieren pescar en el mar, puerto, vida tranquila, gastronomía que enamora, arena blanca, y mil etcéteras que no son nada por escrito y lo son todo con un buen paseo por el lugar.

Imaginaros también una sierra que se levanta sobre el mar casi de forma chulesca, desafiante, sin complejos, como un pavo real de piedra y rocas. Mil y una curvas, bosques altos que no resisten el viento y se convierten en sotobosque por miedo a despeñarse por los acantilados más altos de la Europa continental, miradores como el de Vixía de Herbeira que te invitan a asomarte si la niebla no enmascara donde estás y un amplio despliegue de vacas y caballos que campan a sus anchas como siempre debieron hacerlo porque ese es su hogar. Si buscas naturaleza en estado puro, salvo por el enjambre de aerogeneradores que dan buena cuenta del viento reinante, la encontrarás por esta zona.

San Andrés de Teixido que se esconde para hacer más misteriosa su leyenda. “Vai de morto quen non foi de vivo” (va de muerto quién no fué de vivo) es una pintoresca capilla que luce gótica con tipología marinera. El lugar es recóndito. Imaginaros más allá del norte, tras una sierra que se alza sobre el océano, tras mil y una curvas y tras nosecuantas leyendas que te transportan a un mundo imaginario que solo tiene cabida en aquellos rincones de la mente a los que nunca accederemos. Imaginaros un lugar en el que te dicen que va de muerto todo aquel que no va de vivo. Pues tras todo eso, tras el despliegue de un tapiz verde sobre los bastos acantilados, se encuentra este pintoresco pueblo en el que sus aproximadamente cincuenta habitantes se han sabido buscar la vida y despliegan su marketing de guerrilla a las puertas de sus establecimientos-vivienda.

No les hace falta bluetooth para spamearte el móvil cuando pasas por delante de su mostrador, no te fidelizan a través de facebook ni te tuitean un ‘bienvenidos a San Andrés de Teixido‘ cuando se acerca tu autobús. Simplemente, te miran a los ojos y te dicen “neniña, no quieres llevar unas rosquillas…” aunque sin descuidar la batalla comercial que se libra cada día que el lugar se llena de turistas, porque lo mismo te ofrecen en un puesto ‘Miel con Jalea Real’, que te contraofertan cincuenta metros más abajo con ‘Miel sin rollos de Jalea Real’. Lo cortés no quita lo competitivo.

Si eres capaz de asimilar tanto acantilado, la siguiente parada podría ser aquel lugar en el que el Atlántico te dice adiós para dejarte en manos del Mar Cantábrico. La polémica está servida, siempre hemos estudiado que este lugar es Estaca de Bares, pero en este post y en el mismo lugar, nos indican que eso sucede en Cabo Ortegal. Que queréis que os diga de este lugar. Estamos tan al norte que da hasta vértigo asomarse. Aquí ya todo es lo grande. Enormes acantilados que trepan por las rocas hasta el infinito, el mar desparramándose sin miramientos, los barquitos que parecen una cáscara de nuez y el cielo que no toca tierra hasta llegar, por lo menos, hasta el sur de Irlanda.

De Ortegal a Ortigueira, pasando por un pueblo con un nombre que solo pronunciarlo da buen rollo. Cariño. Es como si el paisaje te diese una bofetada de realidad de lo grande que es y lo pequeño que somos nosotros, pero con cariño!

Ortigueira, ya como último momento del recorrido. Ortigueira suena a gaitas, a folk y a festival internacional de verano. Calles, estrechas, urbanismo marinero y perfectamente desordenado y pequeñas joyas desconocidas como el Teatro de la Beneficencia.

No hemos hablado casi de gastronomía. Eso os dejo que lo descubráis porque la mezcla de sabores de tierra y mar se funde perfecta en platos que parecen hechos para que perduren en la memoria de nuestro paladar para siempre.

Cuando ya la tarde comienza a dar muestras de cansancio y el sol se prepara para lo que le depare la noche, puede ser un buen momento para volver a la ciudad y sentir de nuevo el bullicio de la gente, las luces y las risas de una noche de vacaciones.

Mañana más en Ferrol…

fotos | Minube y digitalmeteo

viajeros | @pedrojareno, @ineschueca, @fotomaf, @luisete, @digitalmeteo, @latrinchera, @flyandfilm, @marvisitferrol, @juanmiguelmoren y yo mismo @javiervarela. También echamos de menos a @CarolinaD y a @castromil

gracias | Minube, Concello de Ferrol – Turismo y todos los que han compartido este viaje por haberle puesto el toque humano a todo despligue de sensaciones.

Mi Camino de Santiago con Minube y los peregrinos blogueros | 2º Día: Hacia Padrón

mayo 17th, 2010 Posted by branding, facebook, galicia, marketing, redes sociales, reflexiones, social media, twitter, varios 6 thoughts on “Mi Camino de Santiago con Minube y los peregrinos blogueros | 2º Día: Hacia Padrón”

Camino-Santiago-blogueros-minube-Xacobeo

La etapa del sábado, para mí la segunda de esta experiencia del Camino de Santiago de blogueros, partió del Puente del Burgo, dirección norte hacia Padrón. Xunqueira y humedales e Iglesia  de Alba fueron nuestras primeras visitas,  dónde paramos a grabar un rato, luego senderos verdes y alguna cuesta arriba y nos adentramos en el Concello de Barro, al ritmo de interesantes conversaciones y sin dejar de lado la eterna compañía de nuestras Blackberrys y iPhones. Twitter por supuesto, siempre muy presente a través del hagstag #peregrinosblogueros. Ya lo dice la canción… ”no puedo vivir sin tuuuits…” (no me hagáis mucho caso, porque todavía sigo con la tontería de tantas horas caminando con gente aficionada a las risas y al chascarrillo).

Las cascadas del Parque natural Ría Barosa, merecieron un pequeño desvío del camino, aunque solo fuese por las fotos que bajo una fina lluvia, nos regaló Pak, ese incansable viajero, con el agua convertida en espuma por la fuerza de la caída, de fondo.

Viñas, campos de agricultura y una lluvia un poco más incómoda nos acompañaron hasta Caldas de Reis, villa termal por excelencia, al fuerte ritmo que impusimos Emilio Rey de digitalmeteo.com y yo, mientras degustábamos una rica charla sobre emprendimiento, meteorología y futuro. Sólo puedo deciros que este tío va a dar mucho que hablar y que nadie predice el tiempo en un lugar concreto con tanta precisión. Un fenómeno como profesional pero sobre todo como persona.

Descanso y comida en Caldas de Reis y con un bollo de pan de manteca en la mochila de Juan Castromil, que ya conocía la zona en la que pasó varios veranos en su infancia, partimos hacia Padrón,  con parada obligatoria en las termas de Caldas para luego, continuar atravesando la Rúa Real de Caldas y el antiguo puente de piedra sin dejar de reírnos hasta de la más mínima situación.

El río Bermaña nos acompañó durante un rato, pero iba en dirección contraria así que nos despedimos para continuar nuestro camino y  adentrarnos en una senda adornada de robles, helechos y pequeños arroyos que cruzaban el camino delante de nosotros. Las risas y la animada charla  se convirtieron en resoplidos cuando llegaron las cuestas arriba. Mientras  devorábamos metros al ritmo incansable de las etapas, nos saludaban las ovejas que daban buena cuenta de los prados y el ladrido de los perros nos anunciaba que se avecinaba zona de las casas que salpican el paisaje.

Alguna que otra parada, nos sirvió para seguir comprobando que Joan Planas es un genio creativo audiovisual, que mientras caminaba iba construyendo el guión de un corto inspirado en el camino y en alguna que otra ilusión guardada en la caja fuerte de su cabeza.

Parada, sello, agua y alguna regaliz para reponer algo de glucosa y tras intercambio de impresiones sobre fútbol y rivalidades, vuelta a caminar bajo la lluvia caminito de Padrón. Las piernas, ya pedían descanso, pero el objetivo estaba claro, llegar a Santiago el domingo. No dejaron de sucederse las grabaciones para el capítulo de minube.tv para el Xacobeo 2010.

La conversación por momentos se volvía preocupante por las contínuas noticias sobre el cierre de los aeropuertos de vuelta que nos traían los teletipos vía Blakcberry de Carolina Denia, una persona permanentemente informada a la que merece la pena conocer. Algunas veces, hasta hemos visto a Pak, caminando con sus manos en lo que podría ser una nueva versión del Camino de Santiago haciendo el pino. Padrón y sus pimientos de verano, que todavía no habían madurado, nos esperaban después del Puente del Ulla en Pontecesures, que marca el final del tramo navegable del camino marítimo por la Ría de Arousa. La lluvia se empeñó en refrescarnos, pero esto no haría más que darnos fuerzas para dar buena cuenta de una cena a base de Pulpo á feira y churrasco para siete.

Las risas de después, con Pedro Jareño de genial maestro de ceremonias, sólo serían una parte esencial del sentimiento de satisfacción que ha supuesto esta aventura del Camino de Santiago de minube y los peregrinos blogueros.

Mi Camino de Santiago con Minube y los peregrinos blogueros | 1º Día: En Pontevedra

mayo 11th, 2010 Posted by branded content, branding, facebook, galicia, marketing, redes sociales, reflexiones, social media, twitter, varios 6 thoughts on “Mi Camino de Santiago con Minube y los peregrinos blogueros | 1º Día: En Pontevedra”

Pontevedra-Peregrinosblogueros-450

No hace ni una hora que he llegado a casa tras la fantástica experiencia que he vivido durante tres días con varios blogueros haciendo el Camino de Santiago. El motivo de la aventura era para grabar un capítulo de minube.tv sobre el Camino Xacobeo Portugués. Los componentes del grupo, Pedro Jareño (minube), Emilio Rey (digitalmeto.com), Juan Castromil y Carolina Denia (Clipset.Net), Pak Muñoz (pakgoesto.com) y Joan Planas (joanplanas.com) y yo mismo Javier Varela.

De la experiencia que os voy a contar, las sensaciones y el buen rollo es difícil de explicar cuando has pasado varios días recorriendo a pie un montón de kilómetros por senderos, bosques, paisajes que te envuelven, bajo la lluvia, pasando calor, charlando, aprendiendo, sudando, riéndote, y sobre todo, compartiendo aventuras con gente para la que no tengo más que buenas palabras.

Yo me he unido a los peregrinos blogueros el viernes en Pontevedra, pero los demás ya venían peregrinando desde Tui, desde un par de días antes (sobre esto ha habido opiniones encontradas en el grupo que dieron para echarse unas buenas risas :) Cómo era el último en llegar, os podéis imaginar que las sensaciones eran de entrar en un grupo que ya llevaba unos cuantos kilómetros en forma de agujetas en sus piernas y en forma de complicidad en sus sonrisas, pero la acogida que me brindaron fue genial y en pocos minutos ya me sentí parte del grupo (gracias). Pontevedra es mi ciudad, así que traté de ejercer de guía y les llevé a callejear por la parte urbana del Camino Portugués en la capital de las Rías Baixas.

Primera parada la farmacia para que Joan, pudiese comprar algo para sus incipientes ampollas. Luego Rúa y Praza da Peregrina dónde grabamos la Iglesia de la Peregrina, y luego a seguir la senda de leds azules que marcan el camino por el casco histórico de la ciudad. Parada obligatoria la Praza da Ferrería, Soportales, Praza de Curros Enríquez, Rúa Real, Praza do Teucro y luego nos fuimos  en dirección hacia la Praza das Cinco Calles y luego a la Basílica de Santa María la Mayor.

Bajamos luego hacía el Parador de Turismo y de nuevo enfilamos la Rúa Real dirección la Praza de Méndez Nuñez para hacerse la foto con Valle-Inclán y luego la merecida cañita en la Praza da Verdura que la gente ya empezaba a estar cansada de caminar (no me extraña porque llevaban todo el día caminando) y buena falta hacía sentarse un ratito.

Hacia última hora de la tarde nos fuimos a degustar las tapitas de calamares, pimientos, empanada, etc. al Bar Pitillo. Todo, por supuesto, regado con Albariño Rías Baixas y mucho buen humor.

Una copita y de vuelta al Hotel, no sin antes grabar algunas imágenes e impresiones en la Praza da Ferrería de noche.

La próxima vez que nos vimos, ya teníamos un café delante y el sábado  nos traería nuevas experiencias.

continúo en otro post, para que este no se haga demasiado extenso…

imagen | by CarolinaD

Javier Varela

Javier Varela - marketing - Blog the orange market

Categorías

Próximos Cursos

15/11/2018
Esc. Negocios IESIDE
Curso: “Programa Especializado en herramientas de marketing digital para la PYME".
Lalín (Pontevedra)

29/05/2018
CDTIC - AMTEGA
Charla: “Marca Personal e Identidad Digital”.
Santiago de Compostela (FINALIZADO)

23/02/2018
CZFV - VIA EXTERIOR
Taller Práctico: “Internet & Redes Sociales como canales de comunicación Internacionalización”
Vigo (FINALIZADO)

---
Ver todos

También estoy en

Logo Javier Varela

Banner solidario