el blog de marketing de Javier Varela
Header

La Conferencia Episcopal Española (CEE), lanza una campaña en vallas publicitarias desde hoy hasta fin de marzo en 37 ciudades españolas, en la que se ve a un niño junto a un cachorro de lince con el sello encima de ‘lince protegido’, mientras que el bebe pregunta “¿Y yo?… !Protege mi vida!”.

En la cabecera del cartel figuran una serie de fotografías que representan el desarrollo de un bebe desde el embrión, su crecimiento progresivo en el útero materno, y la figura de una embarazada de nueve meses.

Esta campaña de publicidad, se acompaña con 30.000 carteles para colocar en parroquias y centros católicos, 1.300 vallas publicitarias (215 en Madrid y Barcelona) y 8 millones de folletos que se irán distribuyendo a lo largo de las próximas semanas.

Parece que la idea y la estrategia creativa, pasa por hacer ver a su target que el Código Penal español prevé penas incluso de prisión para los que atenten contra la fauna y la flora protegida, pero nada hacen por la vida de los niños. A mi, personalmente, me parece una salida de pata de banco pero al fin y al cabo, cada uno es libre de publicitar lo que quiera siempre y cuando no atente contra la Ley General de la Publicidad.

La provocación en este caso me parece máxima y al igual que en el caso de otras campañas llevadas a cabo por marcas y empresas, en este caso la Conferencia Episcopal busca el debate, generando buzz a través de convertir esta campaña en noticia.

Desde luego el tema es suficientemente controvertido para por lo menos pisar despacio cuando se lanzan este tipo de acciones al gran público. En cuanto a la gráfica de la campaña es verdaderamente simple y quizás poco pensado creativamente (que el anunciante lo ha hecho a conciencia ya lo sé).

¿y a vosostros que os parece?

otras campañas de la Conferencia Episcopal | aquí y aquí

Cartel de la campaña

La Conferencia Episcopal Española (CEE) ha presentado la campaña publicitaria ‘X la Iglesia, X todos’, que busca dar a conocer la razón de ser principal de la Iglesia (su misión evangelizadora). Asimismo, la campaña informa también de las líneas básicas del acuerdo de financiación alcanzado entre el Estado y la Santa Sede en diciembre de 2006, por el que se elimina la dotación directa del Estado a la Iglesia, se aumenta la asignación del IRPF del 0,5 al 0,7 por ciento y se elimina la exención del IVA.
Folleto de la campaña
Esta campaña, que se plantea con vocación de continuidad en el tiempo, incluye algunas de las acciones del plan de Comunicación dirigido a garantizar el sostenimiento económico de la Iglesia Católica en el futuro.

La empresa seleccionada, por concurso, para desarrollar el Plan de Comunicación ha sido Advise una consultora especializada en marketing, publicidad y comunicación.

En la creatividad y realización técnica de la campaña han trabajado conjuntamente, Stefano Palombi, creativo publicitario italiano de gran prestigio y experiencia en el sector, que ha trabajado en campañas similares para la Conferencia Episcopal Italiana, y el creativo español – ex director creativo ejecutivo de Young & Rubicam -, Arturo López.

La primera fase de la campaña, que se llevará a cabo durante un mes (del 6 de noviembre al 7 de diciembre) se desarrollará en televisión, prensa e internet. Por un lado, durante la primera semana (del 6 al 10 de noviembre) se pasarán por televisión infocomerciales de 60 segundos, elaborados en un tono documental e informativo, para explicar la novedad del acuerdo entre el Estado y la iglesia. Durante las semanas siguientes aparecerán inserciones publicitarias en suplementos de prensa e internet, así como spots en televisión, realizados en un tono publicitario y basados en la fuerza del testimonio de casos reales (sacerdotes, religiosos, religiosas y seglares), que desarrollan la misión de la Iglesia en diferentes ámbitos de la sociedad.

Aquí podéis ver el dossier informativo de la campaña.

Mi opinión sobre el tema de la iglesia y el marketing ya lo expuse en este post anterior:

Bajo mi punto de vista personal y profesional, no cabe ninguna duda que a la Iglesia Católica le hace falta un asesoramiento externo en materia de marketing porque el mercado potencial está integrado por un target formado por jóvenes, dinámicos, librepensantes (con perdón de la televisión) y se aleja cada día de la doctrina de los feligreses estáticos y libreadoctrinados. La juventud no entiende bien el cristianismo porque sus mensajes no se adaptan a sus necesidades, en unos tiempos en los que la oferta es inmensa y la competencia por el target joven es feroz. La Iglesia de los católicos, no presenta una cartera de productos atractiva en relación con la competencia. No digo, que el producto sea el mismo. Entiendo que el mensaje eclesial debe ser interiorizado y entendido desde el punto de vista de la fe, pero eso, hoy en día, tiene una cabida en el mercado para una empresa que apueste por un nicho del mercado delimitado en número y con características muy similares. Media hora de misa impartida por un sacerdote de 60 años con ideas de cuando Franco era corneta, o echarte una partida a la Wii, irte con los colegas a un centro comercial, irte a un partido de fútbol, leer un buen libro, ver cualquier patraña en la tele que si te da mucho la vara lo cambias por algo peor… La Iglesia juzga a los jóvenes e intenta adoctrinar a una generación que ha nacido de un servidor de internet, cuyo máximo proveedor de conocimientos es Google, y cuyos calzoncillos y tangas sobresalen por encima del norte de los pantalones poniendo en duda su propia integridad moral.

Actualizar contenidos, mejorar la oferta, adaptarla a las necesidades del público objetivo, encontrar un posicionamiento adecuado a los tiempos y concentrar el enfoque de su comunicación, podrían ser algunas de las recomendaciones para la cartera de productos de tamaña institución, que si bien ha sobrevivido miles de año
s, hoy debe buscar su camino si quiere reconquistar el rebaño de feligreses.

Javier Varela
the orange market ::el blog de marketing::