el blog de marketing de Javier Varela
Header

Marketing sostenible en empresas sostenibles

10 octubre 2006 | Publicado por: Javier Varela

La cifra de ganacias de la cuenta de resultados no es siempre lo único que importa en un negocio. Esta rotunda afirmación que puede no resultar cierta, es aplicable a algunas pequeñas y no tan pequeñas empresas españolas que además de la variable económica, indudablemente vital para una empresa, buscan encajar esta con las variables ambiental y social. En este sentido es muy típico acordarse de empresas con recursos que últimamente nos impactan con su publicidad “verde” (por ingenua, no por ecológica) buscando nuestra beneplácito a sus actividades no demasiado bien vistas desde un punto de vista social o medioambiental. Esto es, la mayoría de estas empresas verdes lo único que buscan es adaptarse a la legalidad o subir unos cuantos puestos en el podium de la reputación. Eso no es ser una empresa verde, o una empresa sostenible.
Indudablemente se puede ser ecológico y solidario, ético y sostenible, competitivo y socialmente responsable, y además, llevar a a cabo buenos negocios. Desde mi punto de vista tan erróneo es pensar que todos los que reverdecen sus anuncios ya son sostenibles, como pensar que los que de alguna manera incorporan los principios de la sostenibilidad en su estrategia empresarial, no podrán ser rentables ni competitivos.

El ser, o intentar ser sostenible y llevar a a cabo acciones de marketing y gestión sostenibles, debe incorporarse a la estrategia de la empresa. Estos principios han mezclarse con los de la empresa y entre todos configurar los pilares que sostengan la empresa.
Dos ejemplos que tienen mucho que ver con estos temas son los siguientes:

Trévol [Mensajeros a pedales] (Barcelona, 46 empleados). Claves: Empresa muy dinámica, innovadora y sostenible. No contaminan la atmósfera. Ofrecen servicios más baratos al no afrontar gastos de combustible. Escapan de las crisis energéticas. Destina el 10% de sus beneficios a proyectos de cooperación. En distancias largas utilizan vehículos eléctricos. Saben diversificar sus negocios hacia la limpieza ecológica y el comercio justo.

Tríodos Bank [Banca ética] (Sucursal en Madrid. Central en Holanda). Claves: Tiene muy claro que su negocio es ser un banco, no una ONG. Sólo invierten el dinero de los depósitos en proyectos ambientales, sociales o culturales. Algunos de sus proyectos son, mcrocréditos para mujeres en Sudáfrica, financiación de complejos turísticos para discapacitados en Canarias, plantas solares en Madrid, etc. Incluso en su máquina de café solo se sirve café de Comercio Justo y los zumos que toman provienen de la agricultura ecológica.

Realmente se puede ser rentable y comenzar a dar una vuelta más de tuerca a nuestra estrategia empresarial. Empezar a mirar alrededor y darse cuenta que vivimos, trabajamos, competimos, cooperamos, compramos, vendemos y mil acciones más que de alguna u otra manera siempre tiene lugar con personas y en un entorno que no estaría de más que empezásemos a tener en cuenta.

Vía El País Semanal

Javier Varela
the orange market ::el blog de marketing::

Puede seguir los comentarios de este post a través del RSS 2.0 Puedes dejar un comentario, o trackback.

2 comentarios

  • Anonymous says:

    Has dado en el clavo,

    la rentabilidad no debería ceñirse unicamente al roi o a otros indicadores clásicos de rentabilidad, deberíamos comenzar a valorar la rentabilidad más allá del vil metal como el valor que es capaz de generar en su entorno. Si bien es cierto que existen bastantes teorías sobre los stakeholders o públicos de interés aún no he dado con ningún indicador veráz que refleje el valor generado o aportado por las organizaciones a estos públicos.

    Y lo curioso de todo es que este valor se podría perfilar como un indicador de inversión y por tanto estaríamos monetarizando de alguna manera este metodo de valorar la sostenibilidad de una organizaciòn.

    Curioso.

    Pd: solo pensaba en voz alta ;-)

    Saludete desde Bilbao ;-)

  • Javier Varela says:

    Realmente podríamos valorar ratios de consumo de energía, de colaboración con la sociedad participando en acciones sociales, de emisiones al medio, etc. No sé, lo suyo es ir dándole vueltas a este asunto e ir imaginando y creando algo que sea aplicable y que mejore la gestión tanto de la empresa como del entorno. Un saludo y enhorabuena po tus reflexiones en voz alta.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Current day month ye@r *