el blog de marketing de Javier Varela
Header

Campaña del Gobierno para frenar la inmigración ilegal

7 septiembre 2006 | Publicado por: Javier Varela
El Gobierno español, con dinero de la Unión Europea, llevará a cabo una campaña publicitaria cuyo objetivo es frenar la masiva travesía de la muerte Atlántica que lleva a multitud de Senegaleses a cruzar la distancia entre la realidad de su pais y el sueño del “mundo occidental y civilizado”.Esta campaña, analizada desde el punto de vista marketiniano presenta una série de problemas que posiblemente provoquen su fracaso desde incluso antes de salir a la luz en busca de su target.

En un mundo globalizado, internetizado, googlelizado y en el que la información fluye por las redes de fibra óptica al mismo ritmo que los africanos huyen de la miseria, se va a llevar a cabo una campaña que nace coja por diversas razones:

– El target group al que se dirige esta campaña, es en gran medida analfabeto, por lo que esto supone un sobreesfuerzo creativo para que el mensaje que se pretende transmitir no caiga en saco roto.

– La publicidad, como tal, normalmente la entendemos y la realizamos desde un punto de vista occidental, desde un estado del bienestar que nos anestesia con sus anuncios, desde una falta de hambre que nos permite ser mediatizados con ciertas técnicas publicitarias.

– Es muy complicado llevar a cabo una campaña de contrapublicidad esperando que el público objetivo se la crea y se deje influir por ella. Estamos hablando de gente que muere por las calles, de hambre, de corrupción, de mafias, de mil cosas más que se resumen en una frase: “falta de esperanza”. ¿Cómo intentamos vender las Canarias en miles de folletos vacacionales como un destino sin igual y ahora no queremos que algunas personas (pobres, pero personas) se lo crean?.

¿Cómo proclamamos a los cuatro vientos lo ricos que somos en la Unión Europea, lo bien que se vive, el futuro que nos espera y pretendemos que los Senegaleses no lo vean?

– La publicidad normalmente toma conciencia del pais o lugar en el que se va a emitir, pero esta vez pienso que hacer campañas de sonrisas en Europa y de lágrimas en África va a ser una inversión cuyo retorno no va a ser el esperado.

Lo peor de todo es que para el Gobierno senegalés las divisas que envían los emigrantes suponen casi un 25% del PIB del país.

Los publicitarios lo saben, la Unión Europea lo sabe, el Gobierno lo sabe, pero aún así van a llevar a cabo la campaña. Lo peor es que a los Senegaleses que tienen televisión vía satélite, lo único que les puede parar por lo de pronto, será la llegada del invierno.

Javier Varela

Puede seguir los comentarios de este post a través del RSS 2.0 Puedes dejar un comentario, o trackback.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Current day month ye@r *