el blog de marketing de Javier Varela
Header

Tendencias Tecnologicas Empresas 2018

El 2018 está ya asomando la patita por detrás de la última hoja del calendario y las previsiones y tendencias son un clásico de los contenidos para ir preparándo el desembarco en el nuevo año.  Según datos de  un estudio realizado por Dell Technologies, de cara al año 2030 los asistentes de Inteligencia Artificial Integrada (AI) irán mucho más allá de lo que conocemos hoy en día y sin duda, tener éxito en el camino hacia la transformación digital requiere una visión integral de lo que depara el futuro, como por ejemplo la asociación humano-máquina y las tecnologías emergentes que harán que lo desconocido y aparentemente futurible se vuelva real.

Desde Chatbot Chocolate, han desarrollado un análisis en el que definen cinco tendencias tecnológicas que serán de uso más o menos común en el mundo empresarial el próximo año 2018.

1. Más y mejores bots. Todo apunta a que la muchos sectores darán el salto a los chatbots en tareas automatizables como la atención a clientes finales. Los chats se están convirtiendo en un canal de comunicación de grandes y pequeñas empresas cada vez más usado.

2. Interfaz de voz. Desde que las principales apps de mensajería introdujeron la opción de enviar mensajes de voz, el uso de audios no ha dejado de crecer. En el futuro todo apunta a que preferiremos hablar a escribir y ejemplos como los asistentes de voz tipo Alexa Echo, el asistente de voz de Amazon, que fue uno de los tres productos más vendidos el pasado Black Friday, según cifras de la propia empresa, serán algo de uso común.

3. Inteligencia Artificial. Su implantación es tal que, según un estudio elaborado por IDC, en 2020 un 40% de las iniciativas de Transformación Digital se apoyará en tecnologías cognitivas, Inteligencia Artificial y robótica. Este es un campo que no para de evolucionar y todavía tiene mucho recorrido por delante para desarrollarse.

4. Internet de las Cosas (IoT). Este concepto hace referencia al proceso de vinculación de objetos cotidianos con Internet, proceso que permite a los electrodomésticos estar conectados a una red online gracias a la cual se pueden manejar sus funcionalidades. Hoy en día, muchas empresas ya han desarrollado productos que permiten esta vinculación. Entre ellos destacan Echo de Amazon o el Google Home y en España existen centros tecnológicos con importantes avances en IoT y Embedded Systems. El éxito de este tipo de sistemas apunta a un crecimiento exponencial. Según un estudio realizado por la multinacional Ericsson, en 2022, se estima que existirán más de 18.000 millones de dispositivos IoT que se comunicarán entre sí.

5. Blockchain. Más allá de los conocidos (o no tanto) Bitcoin y Etherum, no cabe duda de que la implicación de la tecnología que está detrás –el blockchain– permite coordinar la información de millones de dispositivos al tiempo que asegura un registro inmutable y permanente en ámbitos más amplios que el de las monedas virtuales.

El 2018 ya está aquí, y podremos ir comprobando como estas y otras tecnologías formarán parte del uso cotidiano de nuestros dispositivos.

Me lo envía Rocío Gallego de Trescom Comunicación.

imagen | vía

………………………………………………………………………………………………………..…………..

Si te ha parecido interesante esta publicación suscríbete al feed rss o recibe nuestras publicaciones suscribiéndote por email.

Puedes seguirme en Twitter en @javiervarela o en mi perfil en Linkedin.

Consejos de marketing para el pequeño comercio

Photo by Simon Rae on Unsplash

El ‘pequeño comercio‘ no pasa por su mejor momento desde hace ya unos cuantos años y la tendencia en general, no parece ser muy esperanzadora. La crisis económica, la entrada de grandes competidores internacionales, las nuevas formas de consumo, los precios de los alquileres en las calles de mayor tráfico de personas, el incremento de las compras a través del comercio electrónico, etc. Aún asi, como en todo, hay excepciones que confirman que este tipo de establecimientos siguen ‘dando guerra’ y que todavía hay una amplia parte de la población que sigue prefiriendo o al menos optando por el comercio de proximidad frente a otras opciones más ‘mainstream’ como son los centros comerciales (¡OMG!) y el comercio electrónico.

Al final, como supuestamente decía Darwin “No es la especie más fuerte la que sobrevive, ni la más inteligente, sino la que mejor se adapta a los cambios” y el pequeño comercio debe ser consciente que aplicar técnicas de marketing no es solo algo que deban hacer los grandes players del mercado ni los grandes operadores de ecommerce, si no que es algo que en la medida de sus posibilidades y adaptándose a sus presupuestos y condicionantes, debe servir para trazar estrategias que consigan optimizar las ventas de sus establecimientos y acercarse a un cliente cada vez más omnicanal.

Desde aquí me gustaría aportar una serie de recomendaciones para que los responsables de ‘pequeños negocios’ puedan poner en marcha sus estrategias de marketing para tratar de competir en un mercado que cada cambia cada año a una velocidad de vértigo.

1. Objetivos

Sin objetivos, habitualmente no sabremos si lo estamos haciendo bien o lo estamos haciendo mal.

Muchas veces en las sesiones de consultoría de marketing  me encuentro con que el cliente invoca el gran objetivo genérico por excelencia: “¡Quiero vender más!”.

En realidad, todos deseamos eso en cuanto a negocios se refiere, pero siento deciros, que desear vender más o tener más clientes no es más que un mero deseo ambiguo, sin concreción y sin demasiadas posibilidades de que nos mueva a hacer algo. Y esto, por norma general, no nos interesa de cara a mejorar la cuenta de resultados de nuestro negocio.

La primera diferencia entre un deseo y un objetivo es que mientras que el deseo es una mera declaración de algo que nos satisfaría, el objetivo implica la realización de un plan de acción para lograrlo. Nosotros para este post y para nuestros pequeños (y/o no tan pequeños) negocios nos quedaremos con los objetivos.

Dentro de los objetivos podemos distinguir entre objetivos generales o genéricos y objetivos específicos o concretos.

Los objetivos generales (o cualitativos) son expresiones genéricas. Algunos ejemplos de objetivos generales o genéricos podrían ser:

    • Ser el líder del mercado local en mi sector.
    • Incrementar las ventas.
    • Obtener una mayor rentabilidad.
    • Lograr una mayor participación en el mercado.
    • Ser una marca líder en mi mercado.
    • Sobrevivir.
    • Crecer.

Los objetivos específicos (o cuantitativos) o concretos son necesarios para lograr los objetivos generales. Están expresados en cantidad y tiempo, algunos ejemplos de objetivos específicos son:

    • Aumentar las ventas mensuales en un 20%.
    • Obtener una rentabilidad anual del 25%.
    • Lograr una participación de mercado del 20% para el segundo semestre.
    • Vender 1000 productos al finalizar el primer año.
    • Duplicar la producción para fin de año.
    • Adquirir 2 nuevas máquinas para el segundo semestre.
    • Abrir 1 nueva tienda para el primer trimestre del próximo año.

En ocasiones a los objetivos específicos se le conoce como metas.

2. La propuesta de valor

Envuelve tu oferta de forma diferente.

Definir la propuesta de valor de nuestro negocio, producto o servicio, es poder enumerar y anotar de forma sintética las razones por las que los clientes deben elegirnos.

Es de alguna forma, definir cómo queremos que nos perciba el cliente. Es darle al cliente las razones por las queremos que nos elija a nosotros y no a otro comercio de la competencia.

En este sentido, una propuesta de valor bien definidad debe conseguir transmitir lo siguiente:

  • Cómo tu negocio y/o los productos y/o servicios que comercializas resuelven el problema o satisfacen la necesidad de tu cliente.
  • Qué beneficios podrá esperar el cliente cuando vaya a tu establecimiento, compre tus productos o contrate tus servicios.
  • Por qué te debe elegir a ti y no a tu competencia. Cuál es tu valor diferencial.

Debes tener en cuenta que tu propuesta del valor, NO es lo mismo que tu eslogan, quizás puedas hacer un slogan con tu propuesta de valor de forma muy resumida, pero tu slogan no es tu propuesta de valor. Aunque puedan ser parecidas o confundirse.

Vamos a verlo con un ejemplo:

Imáginate que has puesto en marcha una cafetería que te gustaría que fuese el local preferido de la gente de entre 30 y 50 años de tu ciudad cuando piensen en un lugar donde pasar un agradable rato cuando una tarde quieran tomar un café y merendar algo rico. Los factores principales de la propuesta de valor para un negocio de este tipo podría ser (no digo que tenga que ser esta, es un simple ejemplo):

  • El café: Puedes tener el mejor café de la ciudad. Diferenciarte desde la misma esencia del negocio. No hablo de un café como el que tienen el resto de cafeterías, hablo que que pruebes y pruebes y hagas pruebas, hasta que consigas que los clientes te valoren como el local que sirve el mejor café de la ciudad.
  • La merienda: Puedes tener productos de elaboración artesanal, bio, o sin demasiadas grasas. Los hábitos de consumo de una buena parte de los consumidores, empiezan a preocuparse por lo sano, lo healthy, lo natural, lo eco, lo bio. Piensa en eso. Se puede merender rico sin poner en riesgo tus ‘michelines’.
  • El ambiente: Tu local puede respirar lo que quieres transmitir. Ambiente tranquilo e informal, luz indirecta que recuerde al salón de una vivienda, música ambiental a un volúmen que permita no interferir en las conversaciones, wifi, decoración actual urbana, sin TV, etc.

A través de cada una de estas características puedes crear tu propuesta de valor, usando alguna, combinándolas, o mejorándolas. Por ejemplo, la propuesta de valor de esta cafetería podría ser algo que tenga que ver con el producto y la experiencia del local, como ‘El mejor local de la ciudad para una conversación tranquila alrededor de un café’ o ‘las mejores meriendas fuera de tu casa’.

Lo que está claro, y hay que demostrarlo es que sí nuestra propuesta de valor es X pero lo que ofrecemos es X-2 los clientes se van a dar cuenta y nuestra estrategia acabará fallando. Si nuestra propuesta de valor está en lo healthy, pero nuestro local no transmite eso, nuestro personal no sabe ni de qué va nuestra filosofía y encima ponemos zumos de bote tremendamente azucarados porque nos sale más rentable que hacerlos, algo falla.

3. La imagen es importante

Además de serlo… hay que parecerlo.

La mayoría de los seres humanos somos “visuales”, es decir, que recordamos y asimilamos mejor la información cuando va acompaña de “imágenes”. Al final, el tener una imagen corporativa, se trata de generar una uniformidad de la identidad corporativa de tu marca, de tu empresa, o de tu pequeño negocio.

Para tener en cuenta:

  • Tómate tiempo en tener una imagen corporativa trabajada.
  • Busca un nombre comercial que sea relativamente fácil de recordar.
  • Contrata un logotipo que te identifique a un profesional o agencia que sepa lo que tiene entre manos y para qué lo tiene.
  • Define con ellos tus colores corporativos y úsalos siempre.
  • Define con ellos tu tipografía/s corporativas y úsala/s dónde sea necesario.
  • Elige un uniforme corporativo si tu sector así lo requiere y haz que este sea reconocible e identifique a tu marca o negocio.
  • Etc.

Tengo muy claro que como pequeño comercio no puedes invertir grandes cantidades de dinero en tener todo tipo de elementos de identidad corporativa como las grandes compañías, pero sí que puede tener una imagen trabajada por un profesional (importante), y que cada uno de los elementos de comunicación de tu empresa (facturas, vales, folletos, flyers, sobres, rótulos, bolsas, etc.) respiren tu marca, tu color, tu identidad. Esta tiene que ser claramente reconocible, y si es coherente, y la utilizas en cada uno de los puntos de contacto con el cliente (real o potencial) estarás comunicando tu marca y transmitiendo una imagen profesional y generando recuerdo en la mente del cliente.

4. Diferénciate

“Cuando todos vendemos lo mismo, nuestras diferencias se vuelven invisibles” (Seth Godin).

La diferenciación de productos es la estrategia que consiste en resaltar las características de nuestro producto / servicio y sus atributos con el fin de distinguirlo de la competencia y de las ofertas de otros productos similares.

Al final, se trata de detectar en qué soy diferente al resto (a mi competencia principalmente), y qué puedo ofrecer yo en mi empresa, que no ofrezcan los demás. En un mercado y en circunstancias altamente competitivas para sobrevivir, la mayoría de las veces tienes que sobresalir para ser competitivo y rentable.

Producto/Servicio NO diferenciado

  • Producto o Servicio homogéneo, no diferenciado. Es un commodity.
  • Normalmente los mercados de estos productos/servicios cuentan con bastantes clientes, pero también mucha competencia.
  • La decisión de compra del cliente final normalmente se basa principalmente en el precio.
  • El margen suele ser pequeño.
  • Para incrementar margen habitualmente hay que disminuir los costes o vender más pero eso no siempre es posible.

Producto/Servicio Diferenciado

  • Producto o Servicio diferenciado, exclusivo para un tipo (segmento) de clientes.
  • Normalmente estos mercados cuentan con menos número de clientes pero también menos competencia.
  • Estos productos o servicio cuentan con marca o identidad propia más fácilmente reconocible.
  • Nos ofrecen la posibilidad de incrementar el precio y a su vez el margen.
  • Los clientes pueden demandar el producto o servicio sin fijarse sólo en precio debido a su valor diferencial o su exclusividad.

Por ejemplo, una cosa es vender aceite a granel y otra muy distinta es vender aceite gourmet virgen extra como hace La Chinata. Una cosa es vender productos de la huerta a granel y otra es diferenciar tu producto y venderlo como hace LC. Una cosa es que tengas una cafetería de barrio o de ciudad muy chula, y otra que tu café sea bueno, que no hagas un ruido insoportable con los platillos y las tazas y que la experiencia de uso del cliente sea incómoda. Una cosa es que tengas una tienda de deportes con mucho stock y que lleves toda la vida y otra que ofrezcas al cliente información experta en ciertos deportes, asesoramiento real en ciertos productos, que te especialices en alguna disciplina deportiva y no trates de ser un generalista (porque de estos ya hay muchos y muy grandes), etc.

Si buscas, si analizas, si exploras y si de verdad crees que eres diferente en algo, eso tiene que transmitirse y hacerte realmente diferente, sino, serán un genérico más y cada vez hay más competencia que viene desde muy lejos y no tanto desde la otra esquina de la calle como antes…

Pregunta: ¿Sabes en qué te diferencias de tu competencia?.

5. El marketing es una batalla de percepciones

“El marketing no es una batalla de productos, es una batalla de percepciones”, según la Ley de la Percepción de Las 22 Leyes Inmutables del Marketing de Al Ries y Jack Trout.

La Ley de la Percepción dice que: En marketing la percepción tiene las de ganar; todos los consumidores perciben cosas de todo tipo sin que se den cuenta; y muy probablemente sea el factor ‘culpable’ por el cual estemos trabajando aquí diariamente. Debemos ser conscientes de la magnitud que puede llegar a tener una percepción, ya sea buena o mala; el posible consumidor decidirá a partir de ese factor junto a otros. Tenemos la responsabilidad y el deber de comunicar; por otro lado tenemos la capacidad de modificar las opiniones negativas que no tienen ninguna base; al mismo tiempo la percepción de segunda mano es otro factor perjudicial para muchas ofertas; es por ese motivo que deben ser favorables; por lo tanto que la percepción sea beneficiosa para nuestros productos o servicios; en ningún caso se trata de azar, se trata de trabajar duro para que la percepción nade hacia nosotros.

En este sentido es importante que trabajemos la forma en que los clientes nos perciben. No solo se trata de tener amplio stock ni mejores precios sino que en la mente de los clientes se generan una serie de percecpciones acerca de nosotros como comerciantes y de nuestros negocios que es necesario que sepamos interpretar para poder potenciar en caso de que estas sean percepciones positivas y tratar de cambiar en caso de estas sean negativas. Respecto a esto, decir también que estas percepciones pueden ser de otro signo o simplemente relacionadas con una idea. Es decir, quizás nos perciban como lentos, o como caros, o como expertos en algo, o como vagos, o como que nunca tenemos tallas, o como muy atentos, o como sea, pero siempre, siempre, el cliente se hará una idea de nuestro negocio que debemos tratar de analizar..

En el próximo artículo continuaremos con más recomendaciones de marketing para el pequeño comercio.

………………………………………………………………………………………………………..…………..

Si te ha parecido interesante esta publicación suscríbete al feed rss o recibe nuestras publicaciones suscribiéndote por email.

Puedes seguirme en Twitter en @javiervarela o en mi perfil en Linkedin.

Plásticos en el océano

Imagen 1: Volunteers try to clear a dam which is filled with discarded plastic bottles and other garbage, blocking Vacha Dam, near the town of Krichim on April 25, 2009. AFP PHOTO / DIMITAR DILKOFF

No me cabe ninguna duda, qué si durante la historia de la humanidad ha existido la denominada Edad de Piedra, Edad de Bronce y Edad de Hierro, actualmente vivimos sumergidos de pleno, en lo que podríamos llamar la Edad del Plástico, porque actualmente queremos consumir mucho, muy rápido y muy barato.

En una sociedad como la nuestra, el consumo es el motor principal del desarrollo económico, pero es posible, y cada vez existen más evidencias, que la forma en la que consumimos acabará convirtiéndose en un problema en el futuro.

Yo trabajo en marketing desde hace casi 15 años y soy muy consciente que mi trabajo tiene que ver mucho con ello, pero sí me gustaría aclarar que el marketing, como otras ciencias o disciplinas, no es intrínsecamente bueno ni malo, sino que todo dependerá del uso que se haga de él.

4P marketing - Javier Varela

4 P del Marketing clásico

Lo que los marketinianos denominamos marketing-mix engloba las estrategias de marketing a través de cuatro componentes básicos, las denominadas 4 P del marketing que son el Producto, el Precio, la Distribución y la Promoción. En inglés (Product, Price, Place and Promotion).

Y a su vez, a través de la combinación de estas 4 variables, el marketing crea consumidores (genera demanda) y los consumidores conocemos y accedemos a los productos (oferta), en tiempo y forma.

Voy a intentar explicarlo con ejemplos simples.

El Producto

La primera P del marketing-mix es el Producto.

Por ejemplo, unas zapatillas, son un producto. Simplificando, para su fabricación se han consumido recursos naturales, materias primas y energía, todo esto se ha transformado y con esto se ha conseguido el producto final, las zapatillas.

Estas zapatillas serán usadas durante un periodo de tiempo que en unos casos puede ser mayor y en otros casos menor, y una vez se acabe su vida útil, generarán un deshecho que será necesario gestionar.

El Precio

La segunda P del marketing-mix es el Precio. Por ejemplo, un paquete de café, tiene un precio que puede variar entre menos de 1 € y 5 o 10 € dependiendo del tipo de café y de dónde lo compres.

Para la configuración del precio de un producto, hay que tener en cuenta los costes de producción (fijos y variables), los salarios pagados a los trabajadores, el precio de las materias primas, la convergencia de la oferta y la demanda, etc.

Ante dos precios diferentes de un producto aparentemente similar, los consumidores, habitualmente, nos preguntamos porque uno de ellos es más caro, y casi nunca, por qué uno de ellos es más barato…

La Promoción (Publicidad / Comunicación)

La tercera P es la de la Promoción, la Publicidad, la Comunicación. Esta hace referencia a la forma en que las empresas comunicacn sus productos para que sean conocidos y adquiridos por los consumidores.

Hace unos días, leyendo unos artículos me encontré con una entrevista al filósofo americano Noam Chomsky que dice que: “En economía los mercados se basan en consumidores informados tomando decisiones racionales, mientras que la publicidad (marketing) se basa en crear consumidores desinformados que van a tomar decisiones irracionales.

Esto me hizo pensar…

La Distribución

La P de la Distribución es la que hace referencia a su versión en inglés, al place, y se refiere al lugar en el que un producto se pone a disposición del cliente o el proceso mediante el cual el producto llega desde su centro de producción hasta el cliente.

Por ejemplo, una naranja como la que he adquirido en un comercio local, en una frutería de barrio en mi ciudad, para llegar hasta ese punto de venta, ha tenido que recorrer casi 10.000 kilómetros durante casi 4 meses.

Y muchas veces me pregunto, ¿en realidad sabemos de dónde viene lo que comemos?, ¿sabemos si existe en nuestra localidad o en un entorno local o próximo ese mismo producto?, y cuando compramos en algún gran operador de comercio electrónico, ¿sabemos de dónde procede lo que hemos comprado?, ¿sabemos dónde se liquidan los impuestos de esa venta?, ¿esto nos importa?…

3P - Marketing Sustentable - Javier Varela

El Marketing Sustentable y las 7 P

Por tanto, teniendo en cuenta que, a través de la combinación de estas 4 variables, el marketing crea consumidores ‘poco racionales o emocionales’ y que en una sociedad como la nuestra actual, el consumo siendo el motor principal del desarrollo económico, es posible que se convierta en un problema de futuro, a mí me gustaría aportaros una visión actualizada del marketing desde la perspectiva de la sustentabilidad global.

Este otro marketing es aquel que pueda sumar a esas 4 variables (producto, precio, promoción y distribución), los 3 pilares básicos de la sustentabilidad que son el Medioambiente (Planet), la equidad Social (People) y el bienestar Económico (Profit). Por tanto 3 nuevas P.

El producto (con variables de sustentabilidad)

Por ejemplo, unas zapatillas, efectivamente son un producto, pero para su fabricación, en vez de utilizar recursos naturales como es el petróleo para la obtención del poliéster, podrían utilizarse botellas de plástico (PET) recicladas.

Mediante este sistema más sostenible, si bien se obtienen tejidos de poliéster a través de procesos químicos, estos son casi la mitad de lo supondría obtenerlo del petróleo, además se consume menos agua y energía en este proceso y se reciclan botellas de plástico que se reutilizan sin extraer nuevos recursos del planeta.

Todo esto sin duda, no las hace perfectas, pero aporta variables de sustentabilidad al propio producto.

El Precio (con variables de sustentabilidad)

Antes comentábamos que, para la configuración del precio de un producto, hay que tener en cuenta los costes de producción (fijos y variables), los salarios pagados a los trabajadores, el precio de las materias primas, etc.

Normalmente los productos muy baratos implican recortar en alguno de esos factores. Si queremos productos baratos, normalmente eso llevarán implícitos salarios baratos y eso sí lo entendemos claramente cuando se refleja en nuestras nóminas.

Un café por ejemplo del Comercio Justo, suele tener un precio más elevado que la media del mercado porque certifica que existe una relación comercial voluntaria y justa entre el productor y el consumidor, además de muchas otras cosas.

Una pregunta que me suelo hacer es: ¿Si dentro de la gama de productos de una marca, existe una línea de productos del Comercio Justo, de qué tipo de comercio son el resto?… mejor pasamos a la siguiente P…

La Promoción (con variables de sustentabilidad)

Desde la perspectiva del marketing se le puede dar la vuelta a la idea que describía Chomsky y así en una propuesta hacia un marketing más sustentable podemos hacer campañas para llegar a consumidores informados para que tomen decisiones racionales aunque estas se basen en lo emocional.

La Distribución (con variables de sustentabilidad)

Con respecto a la distribución de una perspectiva más sustentable, cabría hacerse preguntas como si es necesario que una naranja viaje casi 10000 km durante cuatro meses para llegar hasta el lineal de un supermercado o la cesta de una futería de pueblo. Preguntarse si no existen formas de suministro más sustentables, packagings o embalajes que no generen nuevos problemas al medioambiente o si es necesario que consumamos todo en formatos plásticos.

Simplemente reflexiono sobre esto.

There is not Planet B

Reflexión final

Todo esto de alguna forma está en nuestras manos, porque al final somos los clientes, los consumidores, y en definitiva las personas, las que hacemos que las cosas sean de una forma o de otra.

Posiblemente yo seguiré trazando estrategias y haciendo campañas de marketing que apelen a lo emocional porque los clientes y el mercado así lo demandan, pero sigo teniendo claro que a la hora de consumir puedo elegir y decidir aquellos productos que para su fabricación, consuma el menor número de recursos del planeta posible, aquellos que a la hora de fijar los precios de las cosas remuneren en su justa medida a cada uno de los elementos de la cadena, aquellos cuya publicidad me aporte información que pueda ser utilizada para poder tomar decisiones más racionales a la hora de consumir, y que cuando necesite un producto, este no tenga que venir necesariamente de miles de kilómetros… si lo puedo conseguir… a la vuelta de esquina.

Simplemente reflexiono…

Javier Varela - Marketing Sustentable - TEDxGalicia - Foto: Marcus Fernández

Este artículo es la transcripción de la charla que impartí en el TEDx Galicia.

Mi más sincero agradecimiento a Marcos Pérez por confiar en mí para impartir esta charla y a los asistentes, voluntarios, personal técnico y demás personas implicadas, por hacerla posible.


Imagen 1: vía

Imagen 2: vía y vía

Las gráficas son de elaboración propia.

Foto Javier Varela: Marcus Fernández